jueves, 21 de febrero de 2013

20.2.13. Camino del agua

Aunque el cielo estaba muy nublado, la buena temperatura y la ausencia de viento nos preparó una tarde de bici muy agradable. Llegamos a Villalba por el Camino del agua y volvimos por la carretera.
El único hecho reseñable, y que ya se va haciendo habitual, es la transformación que experimenta una buena parte de la bandada cuando entramos a la ciudad por la carretera de la playa. Poco a poco, durante los últimos kilómetros, algunos gansos normalmente apacibles y tranquilos sufren una especie de desvarío transitorio que les hace transformarse en halcones peregrinos y lanzarse en picado, a toda velocidad, hasta llegar al Puente de la Virgen de la Luz. Una vez allí, el arrebato alucinatorio desaparece y, como si nada, la gansada recupera su serenidad habitual...
Hasta pronto.
ABrz

No hay comentarios:

Publicar un comentario